Artículos

Ejercítate y evita la osteoporosis

Completamente silenciosa y sin avisar. Así actúa la osteoporosis, una enfermedad que con ese nombre tan poco atractivo, se puede resumir, de forma sencilla como la disminución del volumen o la masa de los huesos.

Sí, porque aunque muchos no lo crean, o no lo saben, los huesos son miembros tan vivos de nuestro cuerpo como lo pueda ser cualquier parte del mismo. No tienen una forma fija, y están continuamente cambiando, alcanzando su máximo desarrollo cuando la persona llega normalmente a los treinta o treinta y cinco años. Desde entonces comienzan a disminuir su volumen.
Cuando alguien padece de osteoporosis, los huesos se le adelgazan, se vuelven más débiles y entonces vienen las fracturas, que es la forma de manifestarse, algo que ocurre habitualmente en la cadera, la espina vertebral o la muñeca.
Estos problemas se manifiestan más frecuentemente en las mujeres que los hombres, entre otros motivos, porque suelen tener la masa ósea menos voluminosa y cuando alcanzan la menopausia, les disminuye también el volumen. A medida que la persona se vuelve adulta esa pérdida aumenta. Por desgracia, es lo más habitual que las personas a medida que van madurando y envejeciendo, se vuelven menos activas y sedentarias. Grave error, porque la mejor forma de evitar la osteoporosis es tener una vida activa. Con esto no le estamos diciendo que se mate haciendo ejercicio diariamente en un gimnasio, sino al menos por treinta minutos, aunque sea caminando y sobre todo, realizando ejercicios que incluyan hacer algo de resistencia, estimulando de esa forma los huesos para que se regeneren.   

Existe la posibilidad de medir su masa ósea con un densitómetro, que es capaz de diagnosticar si hay o no principio de osteoporosis, pero las mejores medidas preventivas son la actividad física, llevar una buena dieta saludable, evitar los hábitos tóxicos (evite fumar y el excesivo  consumo de alcohol) y tomar el suficiente calcio y vitamina D. Esta última se puede adquirir estando expuestos al sol diariamente por unos veinte minutos, sin protección. Algunos adultos también pueden tomar ciertos suplementos vitamínicos.
Para cualquier duda sobre el tema, siempre consulte a su médico o un especialista.

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedInShare on Google+
Volver al Incio