Artículos

Natividad

Cuando hablamos de la Navidad nos referimos a una celebración de quien nosotros los cristianos consideramos Hijo de Dios y Salvador del mundo, Jesucristo nuestro Señor. 

 Rev. Marcos Antonio Ramos

Nosotros creemos realmente que el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, como nos dice la Biblia. La celebración como esta no se origina en el siglo I de nuestra era cristiana, porque la cruz de Cristo divide la Historia, tenemos evidencia de manifestaciones de la Navidad, en el siglo IV, que son el resultado del tiempo y del desarrollo de las diferentes iglesias, después de un largo proceso, en el cual algunos ven la mano de Dios. Sobre la Navidad podemos hablar de celebraciones en Antioquía, en Alejandría, en Roma en el año 336 y algunos otros lugares, con manifestaciones diversas, dependiendo del ambiente cultural.

El cristianismo llegó muy temprano a Armenia y fue el primer lugar donde se hizo oficial, porque el emperador Constantino, lo hizo lícito y más tarde Teodosio lo oficializó. Si vamos al punto de vista estrictamente documentado, los primeros de los que tenemos datos sobre dichas celebraciones son los basilidianos, que son un grupo considerado herético, lo que no quiere decir que ellos las crearon. Originalmente no se celebraba el 25 de diciembre, sino mayormente el 6 de enero, como aún lo mantienen algunos ritos. En diciembre había estas paganas, pero en el lenguaje de la iglesia, se dice que se las trató de cristianizar. La Navidad va permeando la cultura cristiana, y esta cultura cristiana va convirtiéndose en la cultura de muchos pueblos, sobre todo en Occidente y en algunas regiones aisladas del Imperio Romano de Oriente.

En el ambiente de occidental, que es el que más nos influye, podemos hablar de dos grandes grupos, el catolicismo y el protestantismo. En la iglesia ortodoxa también se fue introduciendo que, aunque en otras fechas, también celebran la Navidad.

En esas dos grandes vertientes de occidente, el catolicismo y protestantismo, yo creo que hay poco que puede separarlas, porque en realidad Navidad es hablar de que Jesús nació, hablar de los pastores, de los ángeles, hablar de la santísima Virgen María, hablar de San José, de Herodes, hablar de los magos o los sabios de Oriente, ¡que luego todo esto se adorna y no hay ningún problema con eso!. La Navidad es una oportunidad maravillosa para recordar lo que sentimos nosotros, que es como dijimos, que el Verbo de Dios se hizo carne, Jesucristo nuestro Señor. Los villancicos ya hoy los cantan unos y otros, por ejemplo, muchos de nuestros queridos hermanos católicos romanos no saben que el doctor Martín Lutero, fue autor de villancicos y promocionó su uso en el culto. Como también muchos protestantes cantan Noche de Paz, que fue escrita por un católico romano.

La Navidad en gran parte es espiritual, en gran parte es cultural, en gran parte es social y podemos seguir añadiendo cosas. Yo no puedo entender mi vida sin la Navidad, es decir, para mí la Navidad es parte de mi condición humana, llego hasta ese extremo, porque yo no puedo concebir mi vida sin Jesucristo, no puedo concebirla sin el nacimiento virginal de Cristo en el milagro de la Navidad.

Como decía el famoso escritor norteamericano Fulton Oursler, “la Navidad es la historia más grande jamás contada”. Es parte de nosotros, aunque en algún lugar coman pavo y en otros lechón asado, aunque en algunos países cantan unas cosas en España, otras en América Latina o en algún país anglosajón o germánico, o nuevas cosas en el tercer mundo, de todas formas, todo es Navidad. ¡Gracias a Dios por su Don inefable, bendita sea la celebración del nacimiento de Jesucristo mi Señor y salvador!.


 

Volver al Incio