Artículos

Fátima, Portugal

En este año se cumple el primer centenario de las Apariciones de la Virgen en Fátima a unos pastorcitos en 1917.

Pepe Alonso

Sobre aquellos hechos de Portugal hablamos con el prestigioso presentador de radio y televisión, Pepe Alonso, después de participar en su programa Nuestra Fe en Vivo de EWTN (Eternal World Television Network), que se transmite desde Birmingham, Alabama, y es la principal cadena católica de televisión y radio con cerca de 140 millones de espectadores en todo el mundo.

Los niños videntes de Fátima. De izquierda a derecha, Lucía dos Santos, Francisco y Jacinta Marto, el día que se se les apareció la Virgen en el poblado de Cova da Iría (Fátima, Portugal),  en 1917. El 13 de octubre de 1930, el obispo de Leiria proclamó que las apariciones de 1917 eran auténticas.

Pepe Alonso reside en Miami donde también dirige el espacio En Sintonía con Pepe Alonso, en Radio Católica Mundial y otros programas en Radio Paz 830 AM, pero esta vez estamos en escala aérea en Atlanta y aprovechamos para conversar con él sobre los cien años de las apariciones de la Virgen en Fátima, Portugal.

Pepe, ¿qué piensas a cien años del milagro del baile del sol o la manifestación de la Virgen, a través del sol en Fátima? 
Esa fue la última de las manifestaciones de la Virgen a los pastores hace cien años. Los dos primeros pastores, Jacinta y Francisco, ya pasaron el proceso de beatificación y fueron canonizados. De Sor Lucía hay mucho material escrito y de estudio, y para iniciar cualquier proceso se tiene que revisar todo ese material para tener discernimiento. Cuando aquello se produjo hace 100 años, Lucía no sabía qué era lo que iba a suceder. Aquel 13 de octubre de 1917, llegaron unas 77 mil personas o más, entre ellos muchos escépticos y curiosos. Es cuando a las 2 de la tarde se produjo ese fenómeno de la danza del sol. Que fue la forma de Dios corroborar que lo que estaba sucediendo era verídico y que los niños no mentían. Ahí es donde la Virgen le habla a Lucía y se presenta como la Madre del Rosario.
Todos pudieron ser testigos del gran fenómeno. Hay gente que dice que la Iglesia no ha revelado todos los secretos, lo cual es falso, porque Juan Pablo II, estando en Fátima en el año 2000, dio gracias por el milagro de su salvación de su atentado, allí se leyó el tercer mensaje y no hay nada apocalíptico que la Iglesia se haya guardado. Esos escépticos e incluso algún grupo de católicos, viven confundidos, es un grave problema porque están acusando a la Iglesia, a Juan Pablo II, que era entonces papa. 

Hablando de escépticos, me gustaría que te dirijas a ellos, e incluso a aquellos católicos que no conocen lo que pasó en Fátima.
Antes quiero decirles que todas las revelaciones y apariciones, como por ejemplo Guadalupe, Fátima, La Salette, Lourdes y otras, la Iglesia las llama revelaciones privadas, nos dice que no son dogmas de fe, no son doctrina de la Iglesia. Un católico o cualquiera, puede no creer en ellas y no peca y por el hecho de no aceptarlas no está actuando en contra de dicha doctrina. El negarlas o aceptarlas no me hacen un mejor católico. Lo que es intocable es la doctrina, ahí si no tenemos alternativa de si creo o no creo, porque es revelación, y tiene tres fuentes: La Tradición, la Biblia y el Magisterio de la Iglesia, ellas conjugadas forman lo que es la doctrina y los dogmas de la Iglesia, que son intocables. Ahora volviendo a Fátima, el problema no es aceptarlo o no, el problema es acusar a la Iglesia de que no ha hablado, o decir que se guarda algo. La Virgen dio secretos, a los que yo llamo mensajes. Ella le pidió a los niños que esperaran un tiempo para decir todo lo que vieron y les dijo. Por ejemplo, uno muy impactante fue la visión que por unos segundos les permitió que tuvieran sobre el infierno, vieron el horror de las almas, las llamas… una visión terrífica. Pero vuelvo a lo mismo, no es dogma creerlo.

Pero la existencia del infierno sí es dogma. Yo tuve la dicha de conocer a la hermana Sor Angela de Fátima, postuladora de la causa de canonización de los videntes Jacinta y Francisco, yo le pregunté: ¿Cuál es el mensaje de Fátima?, y me lo resumió en cuatro palabras, arrepentimiento, conversión, oración y sacrificio. Hay mucho pecado en el mundo, y esto es aplicable no solo en 1917, a principios del siglo XX, cuando fueron los hechos, sino también hoy día en el siglo XXI, donde podemos ver la situación de amoralidad y de pecado que vivimos en el mundo, necesitamos el arrepentimiento que nos tiene que llevar a un cambio de vida, la oración intensa, y ella quiere especialmente que pidamos por las almas alejadas que están en un camino equivocado, la siguiente es la reparación. Y algo muy importante que nos pidió la Señora a través de los videntes, es el rezo del santo Rosario, una oración muy poderosa y que es bíblica, porque si vamos a la Biblia, la primera parte del Ave María es el saludo del ángel a la Virgen, después el saludo de Isabel, y el Padre Nuestro es la oración que nos pidió nuestro Señor. El Rosario es cristocéntrico, es con María ir meditando la vida del Señor a través de los misterios.  

El 13 de mayo de 1981, festividad de la Virgen de Fátima, Juan Pablo II fue víctima de los disparos de Ali Agca. Milagrosamente la bala se desvió dentro de su cuerpo. Años más tarde, en el año 2000 expresó: Fue la mano de una madre que guió la trayectoria de la bala".

La Virgen advirtió de los errores de Rusia, y su propagación por el mundo, cuando vemos lo que pasa en nuestros días, donde Cuba continúa viviendo bajo el comunismo y el daño que ese sistema ha hecho en Venezuela y otros países, ¿qué opinas?. 
La Virgen habló de la necesidad de la conversión de Rusia, y en mi opinión eso ya ha pasado, ha vuelto mucho a su tradición ortodoxa, el pueblo ruso es religioso y ya se ha liberado de la ideología, esa doctrina sigue teniendo efectos en Cuba y Venezuela, la petición de la Virgen fue profética, ahora tenemos que orar por los países infectados por ese sistema.

¿Qué otro mensaje o reflexión tienes sobre Fátima hoy día?
Tenemos que ir a una vida intensa de oración, no solo por mí y mi entorno, sino también pedir la intercesión por lo que está pasando en el mundo en general, en África y otras partes del mundo, donde vemos lo que ocurre en los países del Medio Oriente, con el fanatismo islámico y sus repercusiones en todos lados. No estamos libres del peligro de atentado que nos puede ocurrir en cualquier parte, aquí mismo. Hay que pedir esa intercesión porque tiene el poder de hacer que Dios tenga acciones. Recordemos el ejemplo que tenemos de las bodas de Caná, donde María intercede por lo que estaba pasando y nuestro Señor tuvo su primera manifestación. Y otra cosa que la Virgen nos pidió fueron actos de sacrificio de nuestras propias vidas, que tienen poder de reparación, que son aparentemente pequeños pero que para Dios tienen mucho valor. 
  

El mensaje de Fátima se dirige a los sencillos, como eran los niños, es un mensaje muy maternal. Una de las cosas que más me llamó la atención en mi visita al lugar, es que muchos visitantes llegan como curiosos, de turismo, visitan la pequeña Capilla de las Apariciones, en donde anteriormente estaba el roble sobre el que se apareció la Virgen y en algún momento, durante el rezo del Rosario o al ver el lugar, allí se producen conversiones, hay algo sobrenatural, como ocurre en Guadalupe, en Lourdes y en otros santuarios, en los que Dios permite que esto les ocurra a muchos escépticos y sea un cambio para ellos.

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedInShare on Google+
Volver al Incio