Artículos

Cuando nevó en Miami

Si hay algo que caracteriza al sur de la Florida y a Miami es su clima benigno.

Hay quienes dicen de broma que en nuestro condado solo tenemos dos estaciones del año: Enero y verano. Sin duda es una exageración, pero mientras que durante el frío invierno, en muchas ciudades del país se pasan los días quitando nieve con palas, aquí tenemos que ponernos un jersey o alguna ligera prenda de abrigo. Esas favorables condiciones climáticas fueron lo que hicieron famosa a la ciudad de Miami algo después de su fundación oficial, en 1896 y algo más tarde Miami Beach, fundada en 1915, que muchos estadounidenses eligieron para pasar las gélidas temperaturas invernales, durante sus vacaciones, proliferando muchos hoteles en la playa y en donde construyeron sus viviendas muchos jubilados que prefirieron invertir aquí sus ahorros.
Miami se volvió la envidia de otras ciudades cuando desde allí llegaban las tarjetas postales de sus residentes, destacando el contraste climático.
Pero en su breve historia, el año 1977 fue la excepción. Cuando los meteorólogos observaban la tormenta de nieve que azotaba la nación, muy pocos podrían dar crédito de que aquel fenómeno pudiera manifestarse por estas latitudes. Aunque brevemente, en la mañana del 19 de enero de dicho año, las temperaturas bajaron cercanas a los 30℉ y unos finos y frágiles copos de nieve blanca, como si fueran escamas, empezaron a cubrir los cristales nublados de los automóviles y a empañar los ventanales de los hogares miamenses. El fenómeno se produjo hacia las ocho de la mañana fue visible hasta prácticamente cerca de las 9:30 am, llegó a tener efectos a distancia tan al sur como Homestead y hasta los finos copos se sintieron en las playas de Miami Beach, aunque se derretían enseguida que uno los tocaba con la mano.
Desempolvando sus prendas de abrigo, miles de personas salieron a las calles para experimentar y ver el inaudito fenómeno en estas ciudades. A los niños en las escuelas les permitieron salir por un rato de las aulas y disfrutar de ese regalo de la naturaleza. Una experiencia única que hasta la fecha no se ha repetido.
1977 Fue un año de grandes acontecimientos y muchas novedades. Al día siguiente del fenómeno, el 20 de enero, fue una mañana aún más fría, registrándose 27 grados en West Palm Beach y 28 en Fort Lauderdale, pero no hubo nieve. En esa fecha el presidente Jimmy Carter prestó jura­mento en Washington como el trigésimo noveno presidente de EEUU, pero otras tormentas y no precisamente de nieve, estaban por llegar.

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedInShare on Google+
Volver al Incio