Rebeca Sosa, una vida dedicada a la enseñanza

A pesar de que estamos en tiempo de elecciones, visitamos a la comisionada Rebeca Sosa por su condición de educadora y por la llegada del Mes de la Herencia Hispana. Con su habitual actitud de servicio nos recibió en su oficina en el Distrito 6.

Rebeca Sosa nació en Camagüey, Cuba. Recibió su Licenciatura en Educación Secundaria de la Universidad de Puerto Rico y una Licenciatura en Educación Primaria de la Universidad de Santo Tomás. Ha ejercido como educadora desde 1978 y aún continúa ejerciendo. Aunque sus deberes políticos la tienen muy ocupada, reconoce que su pasión y prioridad es la enseñanza. Sobre esto nos comenta:

- La vuelta a clase es una maravilla porque es un nuevo año que comienzan los muchachos. Tienen que estar preparados con la guía de los maestros. Cuando los niños van al colegio, desde la escuela elemental, es muy importante que los padres puedan trabajar con los maestros, que haya comunicación entre ellos. Pero esto no termina ahí, cuando van a la escuela intermedia es cuando más ayuda necesitan, y también después, en la escuela superior para prepararse en lo que van a ser en un futuro.

La seguridad en nuestras escuelas es un punto sumamente importante, de hecho la Comisión del Condado, como parte del presupuesto este año, en este mes de septiembre se va a discutir para ayudar al Departamento de Policía de las Escuelas Públicas para asegurarnos de que todas las escuelas tengan policías preparados y entrenados para la seguridad de nuestros niños que es una prioridad. Estamos uniéndonos todos, porque los niños son responsabilidad de todos. A los padres les pedimos este año específicamente que dejen a los niños en las puertas de las escuelas, que no los dejen caminar solos, sino con un grupo de amigos. Que estén bien pendientes de ver con quiénes están los hijos. Yo con mis hijos me gustaba que ellos trajeran sus amigos a la casa, para ver cómo hablaban y cómo interactuaban. Porque un colegio puede educar, enseñar matemáticas, pero hay cosas que un colegio no puede enseñar, y esa parte de la ética, de los valores, las bases y las responsabilidades de los niños, nadie la puede enseñar mejor que un papá, una mamá, un abuelo, una abuela. Tenemos que decirles a los niños: “Mira, mi deber es trabajar, el tuyo es estudiar”. En esto tenemos que hacer énfasis todos los años, para que esos muchachos de hoy en día que son la fe y el futuro de este Condado y de esta gran nación, puedan llegar bien lejos. Antes se decía que el cielo era el límite, yo hay una frase que les repito a los estudiantes: Ya no hay límites, porque ellos pueden lograr todo a través de su esfuerzo, de su trabajo, pueden llegar a donde quieran.

¿Qué es lo más destacable de su experiencia como educadora y cuál es el reto?

- Mi mayor satisfacción es caminar por las calles o encontrarme en páginas de facebook, a adultos, ya casados, con grandes carreras, o que han triunfado y me dicen: “¡Mrs Sosa!”, en el momento que lo oigo mi corazón se vuelve más grande que nunca, porque sé que han estado en mis salones de clases. Cuando alguien después de veinte años me dice: “Tú no sabes cómo me ayudó lo que tú me dijiste, a caminar en la vida y a ser alguien”. Y yo les respondo: “No mi amor, no fui yo, fueron tus padres, tus familiares, yo nada más que contribuía con ellos”. Eso es lo mayor. Y el reto más grande es que a pesar de que la tecnología ha avanzado mucho mucho, tenemos que asegurarnos de que esa misma tecnología no separe a las familias. Hay momentos que podemos estar pegaditos completos al celular o la computadora, pero esos momentos en que comemos en la mesa, el tiempo de familia, debemos intercambiar ideas, hay que preservarlos, porque de lo contrario va a llegar el momento en que las familias no se hablan, y no necesitamos eso. En el mundo del futuro lo más grande será sacar del corazón lo que se siente, lo que llevamos dentro, de la mente los sueños, para un futuro que se puede convertir en realidad.

Háblenos de su sentimiento de la Herencia Hispana.

- ¡Qué orgullo! Yo digo que es lo más bello que tenemos los latinos. En mi caso, en mi hogar tenemos unas costumbres muy españolas, porque mis abuelos eran españoles, y nosotros teníamos ese tipo cosas de comer todos juntos en la mesa, de hablar y no se podía levantar nadie hasta que no se levantaba el más mayor. Esas eran reglas, pero claro, ¡el mundo ha cambiado y evolucionado…!

Vemos países con gente que ha sufrido mucho, como en Colombia, Venezuela, Nicaragua, o el mismo Puerto Rico, que no acaba de recuperarse del huracán, también esas islas del Caribe… y vemos que son con su música, su algarabía… tener ese colorido tan maravilloso y tan variado de personas, ¡eso es lo que hace grande al Condado Miami Dade y ser quien es!, donde todo el mundo trae algo bello de su herencia y de lo que son sus antepasados. Los latinos son muy trabajadores y han hecho grandes maravillas en el mundo entero. Así que mi admiración siempre a ellos, y tratando siempre de honrar no tan solo mis raíces, como yo, que nací en Cuba y me crié en Puerto Rico, sino las de todos que vienen de todas las partes del mundo.

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedInShare on Google+
Volver al Incio