Artículos

Secretos para cocinar el pavo

En el Día de Acción de Gracias, en EEUU se consumen más de 45 millones de pavos. Para acertar en su preparación, a continuación te damos algunos secretos para conseguir buenos resultados y sorprender a tus familiares y amigos.

ANTES DE COCINAR

Al comprar el pavo es bueno tener en cuenta que la carne más jugosa es la de la hembra, es decir, la pava. Su carne es más tierna y sabrosa. Si compras un pavo congelado, piensa que para calcular cuánto tardará en descongelarse por completo, debes considerar 1 día por cada 2 libras de peso.
 

CÁLCULO DE LA CANTIDAD A COMPRAR

Aunque varía la cantidad que come cada persona, considera que por cada 2 libras de pavo, suelen comer dos personas.

 

CANTIDAD DE RELLENO

Piensa que aproximadamente debes poner 1⁄2 taza de relleno por cada 2 libras de pavo. El relleno del pavo varía según los gustos.

 

LIMPIEZA DEL PAVO

Siempre elimina el cuello y las menudencias (corazón, hígado, molleja, etc). Pon el pavo debajo del agua de la pila abriéndola y dejándola correr bien fuerte. Una vez hecho esto, lávalo bien sin que quede nada de rastro de ellas. Después de lavarlo es aconsejable secarlo con una toalla o papel de cocina, sin que quede ninguna humedad. Para descongelar el pavo colócalo en la parte menos fría de tu refrigerador. Una vez descongelado, es bueno inyectarle los jugos o aderezos el día antes de cocinarlo. El pavo tiene que estar marinado 12 horas antes de cocinarse. Para conseguir el color dorado y sabor crujiente de la piel, se aconseja untarle mantequilla antes de meterlo en el horno.

Una vez relleno, átalo por el extremo de sus patas para evitar que el relleno se salga. Antes de empezar a cocinar precalienta el horno. No olvides sazonar todo el pavo con sal y pimienta a tu gusto.

 

AL COCINAR

El pavo se debe cocinar muy lentamente. Es importante rociar el pavo constantemente con el aderezo para que no se seque. Además de rociarlo con salsa por fuera, es buena idea inyectarle por dentro, sobre todo en las partes más carnosas, como son los muslos y el pecho.

El tiempo del horno variará según lo que pese el pavo, habitualmente son unos 40 minutos por cada 2 libras de pavo, o hasta que la temperatura interna del pavo (en la parte de la pechuga y el muslo) alcance los 75°C (165°F). Déjalo hornearse hasta que la piel esté un poco dorada. En ese momento lo puedes cubrir con papel de aluminio que lo quitarás en los últimos 45 minutos de cocción. Entonces retira el papel aluminio para que se dore del todo la piel. Al comprobar que está totalmente listo, lo retiramos del horno y esperamos entre 15 y 20 minutos antes de cortarlo y servirlo.

El pavo se suele comer acompañado de ensaladas, guarnición de vegetales (champiñones, apio, brócoli...) papas, arroz, maíz, etc. Te deseamos ¡mucha suerte y buen provecho!.

 

FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedInShare on Google+
Volver al Incio